Conectarse

Recuperar mi contraseña


Adicional para Alumnos
Facebook
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 47 el Sáb Jun 07, 2014 12:11 pm.
Últimos temas
» (Juego) ¿En qué estas pensando?
Sáb Jul 22, 2017 10:02 am por Kozume Kenma

» WOD Blood (Elite)
Lun Dic 23, 2013 11:55 am por Invitado

» [Yaoi][APH]S.O.S.[GerIta]
Jue Sep 26, 2013 4:09 pm por Yuuto Kidou

» Actualización de botón por mudanza
Jue Ago 29, 2013 12:46 am por Invitado

» Music is War | Afiliación Normal
Sáb Jul 27, 2013 12:30 am por Invitado

» Mikado Nagi
Dom Jul 07, 2013 2:23 pm por Hiroto Kiyama

» Sumeragi Kira
Dom Jul 07, 2013 1:57 pm por Hiroto Kiyama

» [Juego] ¿Que estas escuchando? ♪
Miér Jun 12, 2013 11:31 am por Amemiya Taiyou

» Sword Art online (SAO) Roleplay [ Notmal]
Sáb Jun 08, 2013 10:15 pm por Invitado

» Ficha: Gemelos Sawada
Sáb Jun 01, 2013 2:42 pm por Tsuna / Natsu

» United Destinations [Yaoi] [ZnT- MahiroxYoshino]
Jue Abr 18, 2013 1:30 pm por Yata Misaki

» Fun, luck and other things [Yaoi] [IvanxGian] [Lucky Dog]
Mar Abr 16, 2013 4:23 pm por Natsume Takashi

» Kuroo Tetsuro
Lun Abr 01, 2013 6:05 am por Hiroto Kiyama

» Kozume Kenma [Ficha]
Dom Mar 31, 2013 9:02 pm por Haruto Kiyama

» Ficha de Beta~
Miér Mar 13, 2013 4:26 am por Hiroto Kiyama

Afiliación Élite
Afiliación Élite Afiliación Élite Afiliación Élite Afiliación Élite Afiliación Élite Afiliación Élite Afiliación Élite Afiliación Élite Afiliación Élite

[Yaoi][KHR] Past dreams. [Mukuro x Tsunayoshi]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Yaoi][KHR] Past dreams. [Mukuro x Tsunayoshi]

Mensaje por Tsukishiro Yuu el Jue Ene 10, 2013 10:01 pm

Anime/Manga/Game: Katekyo Hitman Reborn!
Nombre y Apellido: Sawada Tsunayoshi
Edad: 24 años
Apariencia:
Spoiler:

“Nunca desistas de un sueño.
Sólo trata de ver las señales que te lleven a él.”


La oscuridad inundo el lugar, se trago completamente los sonidos, se llevo mis sentidos e incluso, por un momento, capturo mi alma; Atravesando aquella densa oscuridad, siempre me topaba con lo mismo ¿Cuántas veces más tendría que pasar por este sueño para poder descifrarlo?. Mis ojos ya hacían cerrados, hasta el momento en que escuchaba el ruido de una maquina y un susurro que decía mi nombre, por mucho que supiera de quien se trababa, al final, no lograba recordarlo; “Tsunayoshi” escuche de nuevo mi nombre, abrí mis ojos y me di cuenta que ya hacia encerrado en una habitación grande, blanca y sin nada a la vista ¿Qué era ese lugar? ¿Qué hacía yo ahí? ¿Quién me llamaba con tanta insistencia?. Mis ojos empezaron a revisar el lugar y a lo lejos pude divisar una de mis peores pesadillas; Estaba Mukuro, atrapado en aquella prisión de cristal con agua y que le mantenía en un profundo sueño, no pude evitar correr hasta él, coloque mis manos en el grueso cristal, era tan resistente, que incluso al golpearlo con mis puños no le hacia el mínimo daño ¿Por qué era tan débil? ¿Por qué no podía liberar a la persona que más amaba en el mundo? Mis lágrimas empezaron a caer mientras simplemente me arrodillaba frente al cristal. “Que alguien me ayude” pensé una y otra y otra vez, hasta que de pronto, una mano toco mi hombro y una voz muy familiar me calmo al decirme “No debes preocuparte, Tsuna, este es solo un sueño…despierta por favor, tu no debes estar más aquí, no debes…” y poco a poco, aquella voz fue desapareciendo, provocando que las últimas palabras no fueran dichas. ¿Quién era? ¿Por qué me llamaba tan familiarmente? Y aun más importante…¿Por qué sentía esta tristeza tan inmensa en mi corazón? No podía, no debía irme de allí. Sin embargo, por mucho que me quise aferrar a ese lugar, no pude mantenerme y mis lágrimas cayeron con aun más insistencia de mis ojos. “No…aún no, yo debo…yo quiero saber quién es esa persona…” grite con desesperación, pero fue inútil, pues la oscuridad me atrapo de nuevo.

-¡No!- grito con fuerza y desesperación un joven, el mismo se espanto y desubico por unos instantes, más logro percatarse tras un minuto, que aquello…solamente había sido un sueño, un sueño que era la tercera vez en la semana que se le presentaba ¿Qué significaba? ¿Acaso existía algo de lo que se estaba olvidando y ese era un aviso? No lo sabía, sin embargo, al llevar su mano hasta su rostro, pudo darse cuenta que las lágrimas, no solamente se habían dado en su sueño, también había llorado y no entendía como, ni porque, si ese sueño…se suponía ya no tendría que significar nada.

Suspiro pesadamente mientras limpiaba su rostro, no quería que aquel joven que vivía con él, se diese cuenta de que volvió a tener ese sueño, no quería preocuparlo y mucho menos, causarle molestias; Se giro en la cama hacia la izquierda, del lado que daba a la pared y se cubrió con la sabana hasta la cabeza ¿Qué hora seria? No tenía idea, lo único seguro en ese instante, es que…su pareja se despertó y levanto antes que él y por ultimo…el sol ya estaba lo suficientemente alto, como para ser un próximo a las 11am.
–Ahh…Hibari-san de seguro se molestara, otra vez- susurro al tiempo que recordaba a su camarada y es que, por mucho que pasaran los años…había cosas que no cambiaban en las personas.

Sin importarle mucho aquello, volvió a cerrar sus ojos, sabía que tenía el deber de ir a las oficinas vongola que ya existían en Naminori, pero aquel sueño…cada día lo atrapaba más y cada que lo volvía a tener, este avanzaba un poco más, tanto así, que se podría decir que estaba consumiendo al castaño en cierto grado.




La esperanza es el peor de los demonios, por ella se prolonga el tormento.
avatar
Tsukishiro Yuu
Black Card
Black Card

Masculino Suke
Frase : El primero en enamorarse pierde, así funciona este sentimiento.

Rol : 6


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Yaoi][KHR] Past dreams. [Mukuro x Tsunayoshi]

Mensaje por Akashi Seijurou el Jue Ene 24, 2013 9:18 pm

  • Anime: Katekyo Hitman Reborn!
  • Nombre: Rokudo Mukuro
  • Edad: 25 años
  • Apariencia:
    Spoiler:
Hay dos tipos de recuerdos, los que dolían, y los que hacían sentir cálido el corazón. Independientemente de lo que pensaran los demás, él siempre creyó que se necesitaban de ambos, el dolor nos hacía fuertes, y la felicidad era solo un incentivo que se encuentra al final de episodios desagradables. Para conocer lo que era la felicidad, es indispensable saber que significa el concepto opuesto. Amor-Odio, Blanco-Negro, para exista la luz, es necesaria la oscuridad, son parte de un todo, algo universal que se nos es enseñado con el paso del tiempo, al vivir y juntando experiencias en este mundo. Él siempre había tenido muy presente aquella ideología, claro que sí, pero ahora… no dependía sólo de él.

“¡¡Es tu maldita culpa!!”
“¡Esto no debió pasar!”
“¡Maldición! ¡Maldición!”
“No, no, no... ¡No!”
“Esto no debe saberlo el Décimo.”
Para poder salir de Vindicare, para lograr que Rokudo Mukuro obtuviera una libertad tomada a la fuerza fue necesario un sacrificio, uno que ni siquiera él hubiera esperado, pero así sucedió, y a cambio de su libertad fue tomado algo de sumo valor para el Décimo Vongola. El guardián de la tormenta lo repitió tantas veces como fue necesario, que si Sawada Tsunayoshi se enteraba de lo sucedido caería en un profundo hoyo oscuro, uno tan negro que sería difícil superar. Gokudera estaba seguro, de que el Décimo estaría dispuesto a pagar con su vida el capricho de sacar a uno de sus guardianes de una prisión de alta seguridad. Él pidió, a toda costa, guardar la información de lo sucedido hasta que ideara una forma para cubrir el hueco de un guardián faltante y, nadie se atrevió a desafiarle. Había sido la primera vez, que la tormenta de Hayato había sido tan grande.

Por supuesto que no, Rokudo no estaba arrepentido de salir, ni tampoco sentía remordimiento por una muerte de una persona que apenas conoció. No, el sacrificio no había sido por él, había sido para Tsunayoshi y sin embargo, de lo único de lo que se lamentaba, era de aquello que sentía por el máximo exponente de la familia Vongola. ¿Cómo era posible sentir tanto por una sola persona? Eran unas pequeñas cadenas que recorrían todo su cuerpo, y que muy al contrario de hacerle sentirse oprimido, le brindaban una tremenda satisfacción al encontrarse junto aquella persona. Patético, sí, pero ahora no pretendía negar algo como ello.

¿Enamorado? Sí, lo estaba, de la única persona que logró ver en él, del único insignificante y patético ser que se atrevió a descifrar lo que en verdad sentía. En aquellos tiempos donde eran solo unos adolescentes, Sawada Tsunayoshi había sido la única persona que pudo entenderle, y Rokudo estaba fascinado por esa increíble tenacidad, y aquellos hermosos ojos que parecían el mismo fuego ardiendo en sus pupilas. Mukuro siempre deseó tenerle. ¿De qué manera? En aquellos tiempos pretendía hacerse creer que solo estaba deseoso de poder, y que la llave para obtener la venganza por la que siempre vivió era poseer el cuerpo del próximo Décimo Vongola. Poco a poco se dio cuenta que no era solo su cuerpo, también deseaba ser dueño de sus pensamientos, de sus sentimientos.

El guardaba silencio, no por la amenaza de Gokudera, sino porque tampoco estaba seguro de la forma en que Tsunayoshi respondería, lo único que tenía bien sabido, es que aquello significaría un profundo dolor para el muchacho. Él podía ser blando, y sentir preocupación por el capo de la familia, y estaba dispuesto a asumir la responsabilidad cuando una verdad ineludible saliera a la superficie, porque era estúpido pretender que una cosa así jamás se sabría. Sólo era cuestión de tiempo, solo estaban prolongando lo inevitable.

Silencioso, entró a la habitación, ni siquiera sus pasos eran escuchados, pues los ahogaba la alfombra que tapizaba todo el piso. Mukuro podía ver un pequeño bulto en medio de la cama, y la sola escena le hizo sonreír, entrecerró los ojos, y con pasos silenciosos se acercó, hasta que el colchón se hundió suavemente por el peso del mayor, Rokudo llevó una mano a levantar la sabana que mantenía oculto al muchacho, él se metió en ellas y rodeó el cuerpo del opuesto entre sus brazos hasta que lo acercó tanto al suyo, que su pecho había quedado en contacto con la espalda del menor. Su mentón se había apoyado ligeramente en hombros del castaño. -Si sigues prologando lo inevitable -levantarse- es seguro que me aprovecharé de ello, kufufufu~.- Susurró en su oído de forma juguetona, aprovechando de paso, para morderle suavemente el lóbulo de la oreja.


¿Chicas... o chicos?

Spoiler:
avatar
Akashi Seijurou
Black Card
Black Card

Masculino Suke
Frase :
Si te opones, te mataré, no importa quién seas.


Rol : 13


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.